¿Qué clase de escritor eres? ¿El erizo o el zorro?

  • Italo Calvino no estaba de acuerdo en dividir a los autores en estas categorías.
  • ¿A cuál de las dos podrías pertenecer?
Erizo sobre un cuaderno de cuero

Italo Calvino fue uno de los autores italianos más interesantes de todo el siglo XX. Inteligente, sarcástico y con una prosa exquisita, sus historias bordearon la realidad y la fantasía con una elegancia digna de elogio. Calvino, además, fue un editor profesional y un ensayista único. Sus artículos y cartas son una gran fuente de inspiración para todos los interesados en la creación literaria. Una de sus ideas más interesantes es la que diserta sobre la división de los escritores en dos tipos: los zorros y los erizos.

En una carta de 1978 en la que respondía al crítico literario Guido Almansi por un artículo que decía “el zorro sabe muchas cosas, pero el erizo sabe una verdad muy grande”, Calvino escribe:

El sistema erizo-zorro me lleva a dos clasificaciones muy diferentes de las tuyas. Si el erizo es el escritor que tiene una unidad conceptual y de estilo irrompible, mientras que el zorro adapta su estrategia a las circunstancias, Alberto Moravia es un erizo que es consistente en su tenacidad consigo mismo, sin importar lo que escriba. Mientras que yo cambio mi método y campo de referencia de libro a libro, porque no puedo creer en la misma cosa funcionando dos veces, así que ahí soy un zorro, aunque sueño ser un erizo en todos mis sueños, y pese a que intento escribir libros de erizo, si los valoras de manera individual. Pasolini es un zorro, sí, porque adopta diferentes estrategias (novelas escritas en dialecto, poemas con visos de virtuosismo clásico) pero es a la vez un erizo (y no un superzorro) porque en todas sus encarnaciones su mundo conceptual es compacto desde el núcleo e inmutable. Me parece que tu clasificación tiende a polarizarse a lo largo del eje extrovertido-introvertido.

Así pues, esta división que muchos críticos han mantenido se mostraba algo limitada para el ingenio de Calvino. Como hemos visto, él buscaba la solidez del erizo en cada novela, pero no lo conseguía de libro a libro, y, del mismo modo, Pasolini -por ejemplo- era un gran erizo pese a su variedad de recursos.

¿Cómo os veis como escritores? ¿Zorros, erizos, una mezcla de los dos? ¿Cuáles son vuestros puntos fuertes? ¿Una sólida fortaleza o una gran cantidad de recursos diferentes? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Vía: Brain Pickings

Autores relacionadosAutores relacionados:
Italo Calvino
Alfredo Álamo

en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

Powered by WPeMatico

eBay