Programas para crear música

crear música

Lo único que se necesita hoy día para crear música es un ordenador con cierta potencia y el software adecuado.

Para bien o para mal, los procesos se han simplificado de forma asombrosa. Ya no son necesarios los conocimientos musicales previos o saber leer el pentagrama.

Producción musical al alcance de todos

Hasta hace no mucho tiempo, para los músicos emergentes grabar una maqueta y mostrarla era una tarea titánica. Había que invertir tiempo y dinero no solo en el proceso de registro, también en las copias a repartir. Ahora cualquier persona, literalmente, puede crear música. Y adicionalmente, publicarla y promocionarla.

Esto ha permitido a una cantidad importante de nuevos talentos darse a conocer. La venta de productos procedentes de la creación musical se ha visto dañada por las descargas ilegales. Pero Internet está aportando a la música la posibilidad de que muchos creadores se promocionen. Gracias también a plataformas como Youtube o Soundcloud, que han servido de vitrina a nuevas propuestas. En contrapartida, estas mismas plataformas están abarrotadas con mucha música de dudosísima calidad.

¿El talento ya no cuenta?

El talento musical sigue siendo importante, aunque cada vez menos determinante. Saber cómo explotar todas las ventajas que ofrecen las soluciones musicales digitales lo es más.

También hay que tener el presupuesto necesario no solo para adquirir el mejor software y hardware disponible en el mercado. Igualmente, para contratar a un ingeniero de sonido que haga todo el trabajo).

Pero en un mundo en el que todo se vende por internet, incluyendo el arte, lo más importante para que un nuevo artista musical se dé a conocer, es el SEO. De nada servirá producir una canción digna de un Grammy, si no aparece en los resultados de los principales buscadores.

Los editores de video también necesitan software para crear música

No solo los músicos o aquellas personas con inclinaciones artístico-musicales necesitan programas para producir y generar música. Los editores de video profesional (también los amateurs) frecuentemente tienen que musicalizar sus piezas de trabajo. Y casi siempre requieren de practicidad y velocidad.

Ya sea por falta de tiempo o de dinero, contratar a un compositor para que se haga cargo de la música original de una modesta pieza audiovisual suele ser la última opción.

Una solución muy popular es recurrir a las bibliotecas online de música libre de derechos de autor. Pero hay que considerar que las interfaces de los programas para trabajar audio y para video comparten muchos elementos en común. Por ello, puede resultar una tarea más útil para los post productores crear su propia música. Antes que escuchar horas y horas de archivos, en búsqueda de una sonoridad específica.

Cubase: ¿un afortunado accidente?

Cubase terminó convertido en lo que es hoy casi de manera accidental. Fue diseñado para usarse en el Atari Falcon. Era un fracasado ordenador creado por la compañía nipona especialista en consolas de videojuegos.

Tiene el mérito de haber sido pionero en introducir dentro de ambientes domésticos la manipulación de sonidos de manera digital y en tiempo real.

Pro Tools y Logic Pro: el estándar profesional

Al alcance de un clic están disponibles los programas profesionales más utilizados en los mejores estudios de grabación del mundo. Aunque las también conocidas como DAW (Digital Audio Worksatation) requieren de equipos con capacidades de hardware mínimas para poder funcionar. Igualmente de presupuesto: no son gratuitos.

Por otra parte, para aprovechar todas sus funcionalidades al máximo, se debe invertir en dedicación y tiempo. Pero esa es otra de las ventajas de esta época. La red está llena de tutoriales en los que se puede aprender sobre cualquier cosa. Incluyendo a manejar a todo lo que da un programa para crear música de manera profesional.

Pro Tools

Es el estándar más común. Su desarrollo corrió por cuenta de Avid Technology, responsables también del software que revolucionó la edición de videos no lineal: Avid Media Composer.

Sin embargo, pese a mantenerse como una de las máximas referencias del sector, en los últimos años ha venido perdiendo espacios. La diversificación de sus competidores lo han convertido en el programa con la curva de aprendizaje más empinada. Además, es la más costosa de las DAW profesionales.

Logic Pro X

Logic ProX

Es la solución de Apple para todos aquellos que necesiten crear música y audios.

En cuanto los procesos integrales de post producción audiovisual, así como Pro Tools hace equipo con Avid Media Composer, Logic Pro X va de la mano con Final Cut.

Dependiendo de la capacidad del ordenador en el cual se trabaje, admite hasta 255 pistas de audio independientes.

Fiel a una de las características más frecuentes en los productos de la compañía de Cupertino, no deja de evolucionar. Aunque para algunos, esto pueda resultar más bien en un problema.

Ableton Live: el mejor

Ableton Live ha sido el último de las grandes DAW en aparecer. Su primera versión salió en 2001, cuando ya Pro Tools se había hecho con el mercado.

No le llevó mucho tiempo hacerse hueco dentro del sector. Es para muchos, la mejor solución para crear música en ordenadores que hay en el mercado.

Su punto fuerte está en el modo Clip View, diseñado especialmente para las sesiones en vivo de DJ. Permite, literalmente, la improvisación musical digital en directo.

Ableton

Sus prestaciones para la creación de obras musicales en estudio son igualmente potentes.

Garageband Apple y Ardour: otras opciones

Para quienes se inician en el mundo de las DAW, Garageband Apple es quizá el software más indicado. Dispone de una interfaz sumamente intuitiva y afirmar que es fácil de usar va más allá de la simple retórica.

Sin embargo, personas con conocimientos avanzados en la materia pueden echar de menos funciones de otros programas. Aunque su única limitante importante está en su “apellido”, ya que solo está disponible para usarse en iOS.

Ardour es otro programa desarrollado para grabar y mezclar audios en un  disco duro. Como valor agregado, es un software de código abierto con Licencia Pública General (GPU). Esto le permite funcionar no solo en ordenadores bajo ambiente Windows o iOS, también en Linux y Solaris.

A pesar de esto, muchas de sus opciones se comparan con las de Pro Tools.

Te puede interesar

Powered by WPeMatico

eBay