Música de la Edad Media

Edad Media

La Edad Media es considerada como el periodo más oscuro de la humanidad. Una época de oscurantismo y retroceso. Una mancha en el historial de la civilización occidental.

Formalmente, es una categorización que solo incluye a Europa. Comprende desde el año 476. La caída del Imperio Romano de Occidente es el punto de inicio. ¿Qué música nos dejó esta etapa histórica?

El final del Medievo lo marca la Caída del Imperio Romano Oriental, más conocido como Imperio Bizantino, en el año 1453. Coincide esta fecha con la creación de la imprenta y la publicación de la Biblia de Gutenberg.

Algunos textos históricos fijan el fin de la Edad Media con la llegada de Cristóbal Colón a América en 1492.

La Edad Media: sangre, sudor y lágrimas

La época medieval es asociada casi indisolublemente con la Inquisición, figura impulsada en parte por la Iglesia Católica. Se trataba de castigar –en la mayoría de los casos, con la pena de muerte- a quienes fuesen considerados herejes.

Pero los católicos también terminaron siendo víctimas de persecuciones en territorios dominados por protestantes. Eran malos tiempos para cualquier persona de la que se tuviese una leve sospecha de practicar la brujería. Normalmente acababa sus días en manos de algún juez inquisidor.

Edad Media

Las cruzadas fueron campañas impulsadas por el papa con el objetivo de restablecer el control apostólico romano sobre la Tierra Santa. Y tuvieron lugar en este periodo. Musulmanes, judíos, cristianos ortodoxos, griegos, rusos, mongoles y todos aquellos que se opusieran a la figura papal. Todos estaban dentro de los objetivos a abatir

La ciencia y el arte: estancamiento y sumisión

Las voces más críticas al período medieval aseguran que durante esta época, los avances en materia científica son inexistentes. Atribuyen este “estancamiento” a la falta de métodos científicos. Responsabilizan directamente al miedo que generaba la “Santa Inquisición”. Cualquier persona que planteara dudas sobre los preceptos establecidos, corría el riesgo de ser acusado de herejía. El fin era terminar en la hoguera (o decapitado, o en la horca).

En el arte, estos mismos críticos sostienen que los mil años entre los siglos IV y XV representan tiempo perdido. Basan esta lapidaria afirmación al comparar la cultura Medieval con los periodos históricos anteriores y posteriores. Grecia y las variadas manifestaciones legadas de la tradición grecorromana por un lado. El Renacimiento y el despertar de la conciencia que llegarían con la Edad Moderna, por el otro.

El sistema capitalista y los conceptos de Estado Moderno que se impulsaría en Europa después del siglo XV, tuvieron sus orígenes en planteamientos anti Estado Feudal que se gestaron en la segunda mitad de la Edad Media.

En el arte, entre otras manifestaciones, destaca una corriente arquitectónica fácilmente identificable y, para sorpresa y malestar de algunos, perdurable a través del tiempo, como lo es el estilo Gótico.

 Y a nivel musical, en la Edad Media nació el sistema de notación musical que cambiaría al mundo para siempre: el Pentagrama.

 Música Medieval

La música de la Edad Media puede dividirse en dos grandes grupos:

Música Sacra: ligada estrechamente a la Iglesia Católica y a los monasterios, cuyo único propósito era adorar a Dios. Si bien inicialmente las autoridades eclesiásticas veían con malos ojos toda la tradición musical, pronto descubrieron un vehículo eficiente para adoctrinar a fieles y creyentes.

Les permitió además, saltarse una dificultad mayúscula para sus propósitos: la gran mayoría de los habitantes de la Europa Medieval eran analfabetos. A través de los cantos, podían pregonar los textos sagrados, sin tener que otorgar a la gente el “poder” de saber leer.

Música Profana: en líneas generales, se refiere a toda aquella que se cantaba e interpretaba fuera de los “dominios de Dios”. Poetas miembros de la aristocracia, fueron sus principales promotores. En esta categoría también entran los trovadores y los juglares.

Las temáticas de las canciones eran bastante variadas, siendo las más populares las que buscaban enaltecer el amor y el romance, así como las gestas heroicas.

Las autoridades religiosas no aprobaban ninguna manifestación musical generada en el seno popular, sin un propósito sagrado.

Los juglares –artistas que combinaban el canto y la música con arte circense- fueron los más perseguidos, llegando en ocasiones a ser acusados de herejes.

La falta de reconocimiento “oficial” a las manifestaciones paganas, (estatus que solo otorgaba la Iglesia Católica), trajo como consecuencia que sean pocos los documentos históricos que den señales claras sobre como sonaba la música popular Medieval.

Más allá de algunas representaciones pictóricas donde quedaron plasmados los músicos mientras ejecutaban su arte, las pocas fuentes “verificables” son los propios escritos emanados de la iglesia católica. En estos “informes” se despotricaba, entre otros elementos, contra las letras “impúdicas” cantadas por trovadores y juglares.

Los Cantos Gregorianos

Si hay un producto musical iconográfico del Medioevo, es el Canto Gregoriano.

gregoriano

Deben su nombre al papa Gregorio I, quien hacia finales del siglo V, impulsó la unificación de la música litúrgica empleada en las misas. Hasta ese momento, cada región geográfica a lo largo del viejo continente, tenía su propia rutina a interpretarse en las iglesias.

Distinto a lo que venía ocurriendo hasta entonces, los Cantos Gregorianos adoptan el latín como idioma para sus alabanzas. Esto llevó a que los salmos utilizados en las misas debieron ser traducidos a prosa latina.

Inicialmente, se cantaban himnos solemnes que, en la mayoría de los casos, eran interpretados de memoria por un coro de voces masculinas. Poco a poco, por iniciativa de la Iglesia Católica, se fueron abriendo espacios a la improvisación, con el propósito de exaltar los sentimientos de quienes participaban en las celebraciones a Dios.

Como casi toda la música de la Edad Media, los Cantos Gregorianos son monódicos (a una sola voz). Precisamente la polifonía posterior, cuyo desarrollo fue posible gracias a la aparición del pentagrama (que además permitió la transmisión precisa de los conocimientos musicales, sin depender de la memoria humana), marcaron el final de la época de máximo esplendor de esta tradición litúrgica.

Instrumentos musicales

Aunque la mayoría de las manifestaciones musicales de la Edad Media tienen un marcado (y en algunos casos exclusivo) componente vocal, este periodo también permitió el desarrollo de un buen número de instrumentos musicales, la mayoría de los cuales han sobrevivido, con algunas variantes, hasta el día de hoy.

Entre los más emblemáticos destacan las arpas, las liras, el monocordio y la guitarra dentro de los instrumentos de cuerda. También destacan la flauta y el órgano.

Fuentes imágenes: MusicaAntigua.com  /  WordPress.com  katherinloaiza98 – WordPress.com  Música Antigua en Chile

Te puede interesar

Powered by WPeMatico

eBay