Los libros de cocina más viejos alrededor del mundo

  • ¿Qué extrañas recetas albergan?
  • Podemos encontrarlos en varias importantes bibliotecas.
Instrumentos y recipientes de cocina.

En las bibliotecas cabe todo el conocimiento y el legado cultural de la humanidad, por lo que no es nada extraño que en todas ellas nos encontremos con un buen apartado dedicado a una de las grandes pasiones del ser humano, un arte que cada vez cuenta con más adeptos, pero que siempre ha sido valorado y objeto de deseo: la gastronomía. ¿Quién no ha buscado libros de cocina alguna vez? ¿Quién no ha usado recetarios para probar en casa esos platos que tanto le gustan?

Esto se remonta a la Edad Antigua. De hecho, algunas de las tablillas de arcilla babilónicas que hoy se conservan son, precisamente, recetas de cocina. Y no podemos olvidar a De res culinaria, el libro de cocina más antiguo del mundo occidental, datado en el siglo IX y que podemos encontrar en el museo Peabody de Yale.

Hoy en día los recetarios son algo común, pero ese es un fenómeno reciente, contemporáneo. En épocas donde la mera existencia de los libros se hacía difícil, los libros de cocina ocupaban un sitio exclusivo en casa de los más pudientes. Así pues, algunos de estos volúmenes han llegado hasta nuestros días y son piezas destacadas en las colecciones de importantes bibliotecas.

El Arte Coquinaria es un manuscrito italiano del siglo XV que se guarda en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. Firmado por el maestro Martino de Como, chef del cardenal Martino, este cocinero fue famoso por los grandes banquetes que preparaba para su señor. Es el primer libro de cocina en el que encontramos cantidades, tiempos de cocción, técnicas concretas y utensilios.

La Biblioteca Beinecke de libros raros y excepcionales contiene un manuscrito del siglo XVIII en el que podemos encontrar desde remedios contra la peste a cómo hacer unos bocaditos de chocolate. Más de 500 recetas en las que habla sobre cómo cocinar carnes, hacer dulces y la manera de preservarlos. No tiene título, pero se cree que perteneció a una poderosa familia y concentra el conocimiento de varias generaciones.

El Libro de cocina compuesto por el maestre Ruberto de Nola está en la Biblioteca Nacional de España, y es el más antiguo escrito en castellano. Las recetas que podemos encontrar allí derivan de un libro más antiguo, el Llibre de Sent Soví, un tratado medieval, además de otras fuentes occitanas, francesas, italianas e incluso árabes. El libro en sí es una traducción del recetario que el cocinero catalán Ruberto de Nola escribió para el rey Fernando I de Nápoles.

En la Universidad de Cardiff guardan una copia de Los secretos del maestre reverendo Alexis de Piedmont. Es un libro peculiar, ya que contiene unas recetas especiales, como una excelente receta de mermelada. Este libro fue traducido al inglés en 1595 y, como casi todos los libros antiguos de cocina, también ofrece remedios medicinales domésticos. Alexis de Piedmont era el seudónimo del alquimista y cartógrafo Girolamo Ruscelli. Este libro inició toda una tendencia de libros de recetas secretas, en las que la alquimia y la cocina se daban la mano.

Vía: Atlas Obscura

Alfredo Álamo

en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

AdSense

Smart Home