Fernando García de Cortázar: «Nos han hecho creer que sentirse español es algo casi fascista»

Fotografía de Fernando García de Cortázar
Fotografía de Fernando García de Cortázar – José Ramón Ladra

En «España, entre la rabia y la idea», el historiador recopila sus artículos dominicales #en ABC en torno a la identidad nacional

Actualizado:

A los que reivindican España no solo como un espacio constitucional de derechos. A los hastiados de «la España que bosteza». A los que anhelan la tierra de Velázquez, de Cambó y de Machado como una nación completa, capaz, en lo bueno o en lo malo, de helar o hervir la sangre. A todos ellos el historiador Fernando García de Cortázar (Bilbao, 1942) les escribe «España, entre la rabia y la idea» (Alianza Editorial), un libro que emplea los artículos publicados durante dos años en ABC para pedir la vuelta a una conciencia nacional. A España como un sentimiento cantado por artistas, políticos e intelectuales del siglo XX.

-Los españoles siempre entre la rabia y la idea…

-Expresa muy bien lo que ha sido la historia intelectual de España en este siglo largo que trato en el libro. Esa mezcla de pasión, rabia, razón, idea… El libro ofrece una reflexión muy importante para la actualidad. Tanto desde la rabia como de la idea, la razón como la pasión, todos los españoles de una ideología u otra, ateos o agnóstico, de izquierdas o derechas, sindicalistas o curas; todos ellos tenían una idea de España que trataron de defender a veces de la forma más cruel. No es hasta hoy, una época de confusión y crisis, cuando por primera vez se ha producido la impugnación de España. Ahora, más que nunca, hay que recordar que España ha existido y ha sido cantada con emoción durante siglos.

-Por primera vez se ha cuestionado la continuidad de España, ¿cómo hemos llegado a esta situación?

-La situación actual avergonzaría a los intelectuales del 98. Hemos tenido guerras civiles muy dolorosas, pero en ninguna de ellas se discutió la idea de España, aunque cada uno de los bandos defendieran una u otra forma de entender el país. La negación de España se produce en un momento de confusión, donde una parte de la sociedad catalana ha elegido la utopía y ha aumentado allí una conciencia excluyente basándose en mentiras. Curiosamente, esta crisis no ha producido el mismo efecto en la conciencia del resto.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas.
Al continuar navegando acepta nuestra Política de Cookies.

AdSense