Cuáles son los actores psicológicos de la eyaculación retardada

En la sexualidad masculina, el tiempo que dura el acto sexual siempre ha sido un elemento a comentar. Hay un exceso de preocupación y presión por aguantar y por hacer la relación sexual lo más duradera posible. Existe la creencia que cuanto más tiempo aguante el hombre sin eyacular, mejor y más satisfecha estará la pareja. De hecho, la eyaculación precoz, o el creer que se tiene eyaculación precoz, es uno de los motivos de consulta más habituales en los centros de sexología. Pero, ¿qué sucede cuando el hombre tiene dificultades para llegar al orgasmo?

Esta es la razón por la que las personas engañan a sus parejas

La eyaculación retardada, según Helen S. Kaplan, es una inhibición involuntaria del reflejo orgásmico, fisiológicamente análogo a la disfunción orgásmica femenina. Habitualmente nos encontramos que los hombres con eyaculación retardada tardan más en consultar con un especialista en comparación con otras dificultades sexuales como la disfunción eréctil o la eyaculación precoz. Esto puede ser debido a que de entrada, no es un elemento que les dificulte poder llevar a cabo relaciones sexuales con su pareja. Y cuando un hombre llega a consulta con esta demanda, a menudo suele ser porque el problema persiste, porque se plantean un embarazo o porque la pareja siente malestar al interpretar esta dificultad como una falta de excitación hacia ella. Pero eso no es así, el hombre con eyaculación retardada experimenta excitación y erección.

La prevalencia de personas con eyaculación retardada oscila entre el 4 y el 10% de los hombres. Las causas de esta disfunción se dividen entre alteraciones orgánicas y factores psicológicos. Es por este motivo que siempre hay que descartar que no haya ninguna patología orgánica o física que explique la problemática. Una vez descartada la causa orgánica podemos centrarnos en los factores psicológicos que intervienen en esta dificultad para llegar al orgasmo: – Exceso de observación (rol del espectador): la preocupación que genera el no poder alcanzar el orgasmo provoca que el hombre no pueda vivir la relación sexual centrándose en el placer, sino que la vive en tercera persona, más pendiente de si va a llegar al orgasmo o no.

¿qué sucede cuando el hombre tiene dificultades para llegar al orgasmo?

¿qué sucede cuando el hombre tiene dificultades para llegar al orgasmo?

– Ansiedad anticipatoria

Ansiedad que aparece en el momento en que anticipamos o prevemos que tendremos relaciones sexuales. Esa anticipación no es en clave positiva sino que se despiertan miedos, inseguridades, pensamientos como “me va a volver a ocurrir”, “hoy tampoco podré”, etc.

– Educación afectiva y sexual

Los mitos y falsas creencias en torno a la sexualidad que hacen creer a los hombres que retardar la eyaculación al máximo provocará más disfrute en la pareja.

10 beneficios de estar soltero, según la ciencia

– Miedos

En parejas heterosexuales, la eyaculación está muy marcada por la posibilidad de embarazo, desde que somos adolescentes se nos señala que tengamos cuidado, si nos quedamos en hipervigilancia puede que esto, a la larga, nos afecte.

– Control

Querer tener un excesivo control sobre el proceso fisiológico de la eyaculación provoca que éste se pueda ver bloqueado.

Cinco aspectos a tener en cuenta

Pero, ¿qué podemos hacer con todo esto? Veamos 5 aspectos clave:

1. Descartar patología orgánica

Acudiendo a un médico especializado en andrología y urología.

2. Abandonar el rol del espectador

dejar de centrar toda la atención en el orgasmo, y focalizarse en pasarlo bien y en las sensaciones de placer. Focalizarse en el placer significa, centrarse en las sensaciones, en el contacto, en disfrutar, etc. si lo logramos puede que conectemos más con la sensualidad, el erotismo y la sexualidad, y eso puede hacer que podamos dejarnos ir. Aunque si no lo conseguimos, habremos disfrutado del camino

3. Atención plena o Mindfulness.

Aprender a conectarse con el momento presente, con las sensaciones. Esto facilitará que la mente desconecte de otras preocupaciones y que nos permita sentir más y mejor.

4. Romper mitos y falsas creencias.

5. Dejarse llevar para conseguir soltarse.

Y si solo no puedes, no dudes en pedir ayuda. Hay profesionales especializados en sexología clínica, en psicoterapia y en terapia de pareja que podrán ayudarte a superar y poner en marcha, punto por punto, lo que hemos comentado para conseguir lograr tu objetivo.

AdSense

Smart Home