Cuadernos japoneses, un viaje por el imperio de los signos

  • Este cómic recoge los años que el dibujante Igort vivió en Japón.
  • Es a la vez libro de viajes y un precioso cuaderno de dibujo.

Detalle de la portada de Cuadernos Japoneses.

Igort es uno de los grandes autores de cómic europeo de la actualidad, con más de treinta años de experiencia publicando a nivel internacional. En castellano ha visto traducidos títulos como 5, el número perfecto, Baobab o Cuadernos Ucranianos. En la década de los 90 se mudó a Japón, donde trabajó para la exigente industria editorial del manga, logrando un gran éxito con Yuri. Fascinado desde muy joven por la cultura japonesa, en Cuadernos japoneses Igort recoge su paso por Tokio con una sensibilidad y memoria exquisitas.

Lo primero que notas al abrir Cuadernos Japoneses es el cuidado que la editorial Salamandra ha puesto en la edición de este libro. El papel, las tintas… la verdad es que sin este especial tratamiento no tendría mucho sentido acercarse a este cómic que es, sin duda, una declaración de amor al dibujo, la pintura y el oficio de ilustrador.

A través de sus páginas recogemos cómo Igort llega a Japón por primera vez para trabajar en Kodansha, la más grande de las editoriales manga, formando parte de un proyecto piloto en el que el cómic europeo y el japonés comenzaban a tender puentes entre ellos. Vemos al dibujante adaptándose a la vida japonesa de una manera sincera, hasta tal punto que incluso llega a pensar que había sido japonés en una vida anterior.

Pero no todo es fácil para este dibujante italiano. La exigencia de la industria del manga no tenía nada que ver con la manera de trabajar en Europa. Si un dibujante francés realiza, por ejemplo, sesenta páginas al año, resulta que en Japón eso es lo mínimo exigible para un autor al mes. El ritmo puede llegar a ser diabólico y los editores tienen mucho que decir respecto a cómo se cuentan las historias, en una relación que se hizo más exigente a medida que Igort trabajaba más integrado.

Tras casi una década en Japón, Igort logró un gran éxito con Yuri, un personaje que logró hacerse un hueco en el corazón de miles de lectores. En Cuadernos japoneses encontramos no sólo la historia de Igort, el dibujante, sino también la de Igort el viajero y el aprendiz. Tenemos una auténtica colección de estampas en las que nos cuenta qué le fascina de Japón, y lo hace de la mejor manera que sabe: dibujando, alternando varias técnicas y rindiendo homenajes a los grandes del cómic nipón.

Cuadernos japoneses es un libro con el que te sientes a gusto, recorriendo con Igort barrios de Tokio, compartiendo con él su primera visita al Estudio Ghibli o descubriendo las más curiosas anécdotas de un país cuya cultura puede ser en ocasiones tan diferente a la europea. Muy recomendable.

Powered by WPeMatico

eBay