Transcrepuscular, de Emilio Bueso

Alfredo Álamo el 19 de julio de 2017 en Reseñas
  • Primera entrega de una trilogía mezcla de ciencia ficción y fantasía.
  • Posee un lenguaje directo y un gran sentido de la maravilla.

Detalle de la portada de Transcrepuscular.

Transcrepuscular es una curiosa mezcla de géneros, ya que es arriesgado enfrentarse a una narración donde se unen elementos de ciencia ficción y fantasía. Este subgénero, que ha sido llamado science-fantasy, no es muy habitual, aunque en los años de la new wave tuvo un cierto repunte. Ejemplos de esto son series muy conocidas, como Los jinetes de dragones de Pern, aunque la propia naturaleza de estos libros los hace muy personales. Ese el caso de Transcrepuscular.

Emilio Bueso da un nuevo salto de registro y se lanza a una historia que podría enmarcarse en la Espada y Brujería sin muchos problemas, si no fuera por un desarrollo que se aprecia de fondo, el cual nos va dejando pistas sobre que no estamos en un mundo regido por la magia. Aunque, todo sea dicho, nos resulta tan ajeno y diferente que, pese a sus bases científicas, bien podría ser completamente irreal. Y nos daría lo mismo.

Hay que tener en cuenta al hablar de esta novela que es la primera de una trilogía, y que, pese a que su final cierra un ciclo, deja la historia completamente abierta. Dicho de otro modo, en la narración pesa bastante el hecho de ser la presentación de personajes y el principio de la historia, planteando interrogantes que, con toda probabilidad, se cerrarán más adelante.

La historia supone el comienzo de un viaje del héroe, con un guerrero que vuela a lomos de libélulas gigantes, en un mundo donde sus habitantes viven en simbiosis con una especie de caracoles gigantes -que no son caracoles en realidad-, capaces de dar habilidades especiales a sus cohabitantes. Cada capítulo supone un paso más en el descubrimiento de los secretos de un planeta lleno de misterios.

En su viaje, como no podía ser de otra forma, formará un grupo variopinto de parias que le ayudarán para encontrar un valioso artefacto que ha sido robado bajo su guardia, cada uno con su particular personalidad y habilidades. A destacar, el Trapo, misterioso y cómico, que hace las veces de tenebroso bufón shakespeariano.

Los aciertos de la novela son varios. Tiene unos paisajes evocadores y la idea de la simbiosis lleva a imágenes tan poderosas como la del hombre habitado. Además, la parte de ciencia ficción apenas se trata en primer plano, dejando -cuidado, spoilers-, su aparición para el final del libro y, posiblemente, en su continuación.

En su contra, y esto depende de cada uno, está el lenguaje usado por Bueso. Directo y seco, tal vez demasiado coloquial en contraste con lo que está describiendo. Pero es su estilo, un poco más contenido de lo habitual, por lo que quizá su marca personal sea más un atractivo que un detrimento. Por otro lado, la estructura de primera parte de una trilogía siempre es un problema ya que deja la novela sin resolución.

En resumen, una buena novela de aventuras en un mundo fantástico, que recuerda en ocasiones al gran Jack Vance, y que hará las delicias de los seguidores de Emilio Bueso y aquellos en busca de un entretenimiento vertiginoso y original. Eso sí, para aquellos que no pueda permitirse la edición de lujo, la única disponible por el momento, recomendarles esperar a la salida del libro en digital, o quizá la edición completa de los tres libros que aparecerá más adelante.

Imagen cortesía de Editorial Gigamesh.

Autores relacionados Autores relacionados:
Emilio Bueso
Libros relacionados Libros relacionados:
Transcrepuscular

Alfredo Álamo


en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

Powered by WPeMatico

eBay