Si eres escritor, deberías luchar por un cambio en la industria editorial

  • Se mantiene un sistema obsoleto y poco rentable.
  • ¿Vender mucho y barato o poco y caro?

Cadena cerrada con un candado.

La primera vez que colocas uno de tus libros en una editorial te das cuenta de lo poco que vas a llevarte por tu trabajo. Si has tenido suerte, te habrás llevado un anticipo, si no, lo más probable es que firmes por un ocho o diez por ciento sobre el precio de venta del libro. A eso, claro, tienes que quitar los impuestos. Aclarando: de un libro de 20 euros, el escritor se lleva 2, de los que tiene que quitar el IRPF correspondiente y, si tiene, un porcentaje que se queda su agente literario.

Como creador se te queda siempre cara de tonto. Pero como siempre ha sido así, la verdad es que no te planteas cómo cambiarlo. Después de todo, parece que te están haciendo un favor por publicar tu libro y ganar dinero con él. Eso sí, tampoco es que las editoriales quieran aprovecharse del autor: tal y como está montada la industria, casi el único porcentaje que se puede aplicar, sin pillarse los dedos a nivel económico.

Y es que en un país donde apenas se lee, se publican muchos libros al año. Los camiones de las distribuidoras van arriba y abajo, llevando y transportando títulos que en ocasiones ni siquiera salen de las cajas y esperan su turno para las terribles devoluciones. Las distribuidoras se llevan una parte importante del precio del libro.

Los libreros tienen que jugar con lo que les llega. Superventas, autores conocidos, estrellas de la tele, futbolistas… todo para que el libro en cuestión, que puede ser el tuyo, tenga una vida de apenas un par de meses en las estanterías. Y eso con suerte. Así es como se mueven los libros en España, con una saturación de títulos por encima de lo normal frente a un mercado cada vez más pequeño.

¿Existen otras formas de ganar dinero con los libros? Bien, siempre puedes autoeditar. Requiere de una inversión de dinero, montones de horas extra además de tu labor como escritor, y suele tener problemas a la hora de la distribución y la venta. Eso sí, vas a ganar bastante más que como sólo escritor. También vas a trabajar mucho más.

El crowdfunding es más o menos lo mismo. Si lo montas tú, te tocará hacer una edición personal o una coedición. En cualquier caso, más trabajo extra que tienes que asumir y contar a la hora de calcular tus beneficios. A veces te sale más a cuenta quedarte sólo con un diez por ciento, pero no siempre será así.

¿Y sólo en digital? Bien, hay autores que confían en este modelo, que te ahorra los costes de una primera inversión material. Pero los de corrección y maquetación siguen ahí, sobre todo si quieres ofrecer un buen producto. Teniendo en cuenta los bajos precios de los ebooks y el mercado limitado, tampoco es una panacea. En cuanto a los micromecenazgos tipo Patreon, todavía está por ver cómo funcionan a largo plazo y en qué cantidad. En resumen, más control, más trabajo y algo más de beneficio.

Claro que existen otros modelos, en los cuales el porcentaje que gana el autor es dinámico y depende del número de ejemplares vendidos. Se reduce para los primeros libros, dependiendo de la tirada, pero aumenta siguiendo ciertos tramos acordados. Es decir, podrías recibir un 8 por ciento por los primeros 100 libros, luego un 10 hasta los 200 y a partir de ahí un 20. Es un modelo curioso.

También existe la posibilidad de recibir un pago fijo por la tirada durante un periodo de tiempo determinado, en modo de forfait. Es decir, que te paguen, por ejemplo, 1000 euros por la explotación de tu libro durante 5 años, con independencia de los libros que se vendan. Luego recuperarías tus derechos o bien pasarías a cualquier otro acuerdo de pago, como los que ya hemos visto.

El último intento de capitalizar a un autor con una buena base de fans lo acaba de realizar la editorial Gigamesh, conocida por ser la responsable de publicar los libros de Juego de Tronos. El lanzamiento de Transcrepuscular, de Emilio Bueso, ha levantado cierta polémica por su elevado precio. Estamos hablando de un libro en edición de lujo con una tirada muy limitada a un precio elevado para la media del mercado, aunque no disparatado en cuanto a la calidad de la edición. En su modelo más caro, el libro se puso a la venta a 42 euros, con otro más económico a 32.

No hay por el momento una edición más asequible, aunque se ha anunciado que pronto saldrá en ebook. Esta edición de lujo, a ese precio, busca vender poco a un precio alto, asegurando unos beneficios para toda la cadena del libro, especialmente el escritor, que va a cobrar muy por encima de la media, dentro del género fantástico. ¿Cómo se puede hacer esto? Contando con que el autor, en este caso Bueso, tiene una base de lectores fieles que van a disfrutar con un libro objeto de este calibre. Sin esa capacidad, no vale la pena hacer tiradas de este estilo.

¿Cómo está funcionando? Pues tienen la tirada más cara casi a punto de agotarse y han vendido bastantes de la segunda. ¿Se puede repetir este experimento con otro autor? Habrá que ver cómo funciona. No es la primera vez que se hace, es interesante ver algo similar en la estadounidense Subterranean Press, y en el mundo del cómic se ha intentado varias veces.

¿Es el futuro del mundo editorial la venta de libros objeto a un público limitado? Es posible que para ciertos géneros y tiradas sea más interesante que tratar de alcanzar a mucha gente, teniendo en cuenta cómo está el mercado en cuanto a la vida útil del libro, los intereses de las distribuidoras y la saturación de los libreros.

También es cierto que, en un momento de crisis, se ve con cierto enfado desde algunos sectores la publicación de colecciones de lujo, aunque la palabra lujo se desvirtúa teniendo en cuenta que no llega a superar los 45 euros y que, en pocas semanas, aparecerá en formato de libro electrónico, mucho más barato.

¿Qué opináis? ¿Libros más baratos, pero menos cuidados, o más caros, pero más bonitos? ¿Más porcentaje para el autor o más adelanto gracias a precios más altos? No es nada fácil, ¿verdad?

Powered by WPeMatico

eBay