Retrato polifacético del «Rey de la democracia»

Echar la vista atrás y valorar la trascendencia de una figura con múltiples facetas. Es el espíritu que ha inspirado «El Rey de la democracia», una obra que analiza la vida del Rey don Juan Carlos y su importancia en la historia de España. «Es un libro raro, una iniciativa que creció de la idea de varias personalidades que pensaron que no podía ser que algunos españoles de nuestro tiempo pensaran que el reinado de Juan Carlos I fuera un elefante en África y poco más», resumió Ramón Pérez-Maura durante la presentación del volumen en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. El acto contó también con la presencia de José María Sanguinetti, expresidente de Uruguay, Enrique V. Iglesias, exsecretario general de SEGIB (Secretaría General Iberoamericana) y Carlos Pagni, analista político en el diario La Nación Argentina.

A través de distintos enfoques, el libro explora constantemente la relación del Rey Juan Carlos con su tiempo, marcado, tal y como explicó Pagni, por dos fenómenos: el gran proceso de desarrollo y esplendor de Europa en la posguerra y el proceso de democratización de América Latina. «Estos son los dos marcos en los que se inscribe la figura de este héroe», subrayó el argentino, que luego habló de la importancia de analizar la labor del monarca desde el punto de vista histórico: «Esta obra pone al Rey en su verdadera dimensión (…) Nos ayuda a observarlo con una perspectiva (la de la distancia) que le quita a los personajes el carácter caricaturesco que siempre tienen de cerca».

Solo así, explicó el analista, se puede apreciar la verdadera magnitud de su último gesto en el poder. «Quiero hacer un homenaje al hecho más gris de la historia de don Juan Carlos I: la abdicación. En un mundo tan dominado por el egocentrismo, el culto a la personalidad, que alguien de esta dimensión suponga que otro lo pueda hacer mejor se merece el mejor de los homenajes», sentenció Pagni.

Enrique V. Iglesias destacó el papel del monarca como «el gran líder de lo Iberoamericano» y recordó que en mayo de 1976 se convirtió en el primer Rey español en viajar a América. Por su parte, José María Sanguinetti concentró toda su importancia en un momento clave: el 23-F. «Fue su hora más gloriosa (…) Dejó claro qué significaba el poder moderador que se menciona en la Constitución», apuntó el exmandatario uruguayo, que cerró su intervención con un elogio. «Este príncipe del franquismo terminó siendo Rey de la democracia. Con él la monarquía ha sido un símbolo de libertad y de paz».

Powered by WPeMatico

eBay