No hay asociación entre las madres con la gripe y los trastornos del espectro autista

Un estudio reciente ha demostrado que no existe asociación entre mujeres embarazadas infectadas con influenza o que reciben una vacuna contra la influenza y el desarrollo de autismo en sus bebés durante el segundo y tercer trimestre del embarazo.

No hay asociación entre las madres con la gripe y los trastornos del espectro autista

No hay asociación entre las madres con la gripe y los trastornos del espectro autista

Se sabe que la fiebre y las infecciones maternas durante el embarazo están asociadas con un elevado riesgo de desarrollar trastornos del espectro autista (TEA). Sin embargo, no ha habido ningún estudio para investigar si existe una asociación entre recibir la vacuna contra la influenza durante el embarazo y los bebés de estas mujeres embarazadas que desarrollan trastornos del espectro autista. El objetivo del estudio, que será discutido, era entonces determinar si tal riesgo existió.

El estudio

Los investigadores de Kaiser Permanente del Norte de California en Oakland, California recogieron y analizaron datos de casi 197.000 niños nacidos entre 2000 y 2010 y que tenían por lo menos 24 semanas de edad gestacional durante el embarazo de sus madres. Esta información incluyó la prevalencia de la infección materna por influenza, definida por los códigos de diagnóstico clínico o los resultados positivos de laboratorio, y las vacunas contra la gripe dadas a las mujeres embarazadas desde la fecha de concepción hasta la fecha de entrega.

Esta información se comparó con los diagnósticos clínicos de niños con ASD, nacidos de las madres mencionadas, identificados por códigos de diagnóstico clínico en al menos 2 ocasiones en cualquier momento desde su nacimiento hasta junio de 2015.

Los resultados

Cuando se capturaron y analizaron todos los datos, se hicieron los siguientes hallazgos:

  • 1.400 madres (0.7% del tamaño de la muestra) fueron diagnosticadas con influenza y más de 45.000 madres (casi el 23%) habían recibido la vacuna contra la influenza durante el embarazo.
  • Más de 3.100 niños fueron diagnosticados con TEA.
  • Se determinó que la infección materna por influenza o la vacunación contra la gripe administrada en cualquier momento durante el embarazo no estaba asociada con un mayor riesgo de que los niños desarrollaran TEA.
  • En cuanto a los resultados específicos del trimestre, la vacuna antigripal administrada durante el primer trimestre del embarazo fue el único período asociado con un mayor riesgo de desarrollar TEA. Una nota especial fue hecha sin embargo, que esta asociación podría ser debido al azar y por lo tanto no era estadísticamente significativa.

Hubo algunas limitaciones a este estudio, así como el hecho de que la causalidad de los TEA, debido a las infecciones maternas y la exposición a las vacunas contra la gripe, no se pudo establecer.

El significado clínico

Los investigadores de este estudio sugieren que dado que no existe asociación entre las infecciones maternas o el uso de vacunas contra la gripe en el embarazo y el desarrollo de trastornos del espectro autista en los niños nacidos de estas madres, entonces no debe haber cambios en la política o la práctica vacunal.

Los profesionales de la salud pueden utilizar esta información para poner a las mentes tranquilas cuando se trata de preocuparse acerca de si el autismo en sus hijos tiene algo que ver con la exposición a la vacuna contra la gripe cuando estaban embarazadas de sus hijos.

Más investigación

Los investigadores también han afirmado que la cuestión del aumento del riesgo de desarrollar TEA debido a la administración de la vacuna contra la gripe en el primer trimestre del embarazo, que se atribuyó al azar, justifica nuevos estudios clínicos para investigar y evaluar si existe alguna asociación potencial entre estos aspectos.

Desorden del espectro autista

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno del desarrollo neurológico que afecta seriamente la capacidad del niño para comunicarse e interactuar con otros. La TEA está asociada con actividades y comportamientos restringidos y repetitivos que causan deterioro en el funcionamiento social y ocupacional.

El TEA incluye trastornos que antes se consideraban separados y que son: autismo, trastorno desintegrativo infantil, síndrome de Asperger y trastornos generalizados del desarrollo no especificados de otra manera.

Causas

  • Problemas genéticos – el trastorno del espectro autista puede estar vinculado con condiciones genéticas como frágil-X o síndrome de Rett y en otros niños las mutaciones genéticas pueden aumentar el riesgo de trastorno del espectro autista.
  • Factores ambientales – problemas como los contaminantes del aire, las complicaciones relacionadas con el embarazo y las infecciones virales se están investigando como posibles factores que conducen al trastorno del espectro autista.

Factores de riesgo

Los siguientes escenarios hacen que los niños sean más susceptibles al desarrollo de TEA.

  • Bebés nacidos antes de las 26 semanas de embarazo.
  • Los niños tienen una probabilidad cuatro veces mayor de desarrollar TEA que las niñas.
  • También puede haber una conexión entre los niños nacidos de padres mayores y ASD, pero más investigación es necesaria para establecer este vínculo.
  • Las familias que tienen un hijo con TEA tienen una alta probabilidad de tener otro niño con el trastorno.
  • Los niños con ciertas afecciones médicas como el síndrome de X frágil, el síndrome de Tourette, la esclerosis tuberosa y el síndrome de Rett tienen un riesgo mayor que el normal de desarrollar TEA.

Síntomas

Las siguientes son algunas acciones comunes y comportamientos que pueden ser experimentados por los niños diagnosticados con TEA. Cada niño tendrá una presentación única, ya que pueden no mostrar todos estos problemas de comportamiento y aprendizaje. Por lo tanto, el profesional de la salud que hace el diagnóstico tendrá que evaluar al niño para asegurarse de que el niño tenía ASD.

Patrones de comportamiento

  • Realizar movimientos repetitivos como girar o balancearse hacia adelante y hacia atrás e incluso comportamiento peligroso como golpear sus cabezas.
  • Se mueven constantemente.
  • El menor cambio en sus rituales o rutinas específicas los perturba.
  • Desarrollan patrones de movimiento inusuales tales como caminar sobre sus dedos del pie y pueden tener problemas con su coordinación.
  • Son resistentes al cambio y pueden volverse no cooperantes.
  • Pueden experimentar una sensibilidad inusual al tacto, el sonido y la luz, pero son ajenos al dolor.
  • Pueden fijarse con un foco o intensidad anormal en un juguete u objeto.
  • Es posible que a estos niños no les guste participar en juegos de ficción o imitativos.

Interacción social y comunicación

  • No responden a sus nombres o parece que no lo escuchan.
  • Hay un retraso en el habla o pueden no querer hablar.
  • Socialmente retirado y prefieren jugar solo.
  • No parecen entender instrucciones simples o preguntas.
  • Hay falta de una expresión facial y también parecen tener contacto visual pobre.
  • Hablan con un ritmo o tono anormal.
  • Sólo pueden iniciar una conversación para hacer una solicitud.
  • Pueden ser disruptivos, agresivos o pasivos durante la interacción social.
  • Repetir frases o palabras “modo loro”.
  • Parecen ignorar los sentimientos de los demás y no muestran emociones.

Administración

Reducir los síntomas de la TEA y apoyar el aprendizaje y el desarrollo permite al niño ser capaz de funcionar a un nivel superior. Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Terapias educativas – estos niños responden bien a programas educativos altamente estructurados. Se incluye una variedad de actividades que ayudan a mejorar el comportamiento, la comunicación y la habilidad social. Se ha demostrado que los niños en edad preescolar que reciben intervenciones conductuales comprensivas y meticulosas a menudo muestran un buen progreso.
  • Comunicación y terapias conductuales – estas terapias se centran en la enseñanza de nuevas habilidades y la reducción de comportamientos problemáticos. Algunas otras terapias se centrarán en enseñar a los niños cómo comunicarse mejor con los demás y cómo actuar en situaciones sociales. Los niños con TEA no siempre superan sus síntomas, pero aprenden a funcionar mejor socialmente.
  • Terapias familiares – estas terapias enseñan a los padres y otros miembros de la familia a aprender a interactuar y jugar con sus hijos de manera que les ayude a comunicarse eficazmente, manejar conductas problemáticas, mejorar las habilidades de la vida diaria y promover las habilidades de interacción social.
  • Medicamentos – por desgracia, no hay ningún medicamento que puede mejorar los signos básicos de ASD. Hay tratamientos disponibles que ayudan a controlar ciertos síntomas como los fármacos antipsicóticos para problemas de conducta severos y antidepresivos para la ansiedad.

© Artículo original: No hay asociación entre las madres con la gripe y los trastornos del espectro autista
Este artículo fue publicado por Tamara Villos Lada primero en El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos

Powered by WPeMatico

eBay