Las mejores películas de la historia

mejores peliculas

Es evidente que establecer una lista con las mejores películas de la historia es una cuestión subjetiva. En el cine, como en todo arte que se precie de serlo, la experiencia contemplativa es diferente en cada persona. Lo que para algunos es sinónimo de disfrute y gozo, para otros puede resultare exactamente lo opuesto.

Sin embargo, hay obras maestras que generan unanimidad. Películas que gozan de aceptación y admiración universal.

Los filmes ganadores del Oscar, Goya y similares son lo mejor de lo mejor. O al menos en teoría. Lo mismo aplica para aquellos que se alzan con los premios del jurado de alguno de los cinco festivales de cine Clase A.

Pese a ciertos prejuicios hacia las cintas con éxito comercial, hay algunas muy taquilleras que son realmente extraordinarias. Otras son completamente ignoradas por el público y permanecen como tesoros ocultos, disponibles para el disfrute de algunos pocos.

Listas con las mejores películas de la historia del cine hay muchas, todas válidas. A continuación proponemos una, organizada sin ningún orden calificativo.

Los siete samuráis, de Akira Kurosawa (1954)

Es una de las obras cinematográficas más influyentes de la historia universal. Kurosawa cambió con esta cinta, la manera de contar y dirigir historias de acción. Ganadora del León de Plata en el Festival de Cine de Venecia.

El silencio de los corderos,  de Johnathan Demme (1991)

Una película hecha bajo la maquinaria comercial hollywoodense, pero con un nivel de calidad incuestionable.

 El reto actoral que suponen las escenas en las que Jodie Foster y Anthony Hopkins comparten escena, es sencillamente impresionante.

Ganadora de 5 premios Oscar, la tercera en la historia en ganar las cinco categorías principales: Película, actor, actriz, dirección y guion.

silencio corderos

Tigre y dragón, de Ang Lee (2000)

El director taiwanés Ang Lee revolucionó al cine de artes marciales (“Wuxia” en chino) con esta obra coreográfica. Además de ser multipremiada (Oscar a la Mejor Película en habla no inglesa), fue un indiscutible éxito de público en todo el mundo.

El acorazado Potemkin, de Serguéi M. Eisentein (1925)

En pleno auge del Formalismo Ruso, movimiento literario que cambió la forma de estudiar la literatura, Eisentein hacía su propia propuesta “lingüística” respecto al cine. El célebre realizador ruso explotó al máximo la función del montaje cinematográfico como creador de significantes.

Prácticamente todas las listas con las mejores películas de la historia incluyen a este filme.

Tiburón, de Steven Spielberg (1975)

Basada en la novela Jaws (Mandíbulas) de Peter Bencheley. Otro ejemplo de que el cine comercial no está necesariamente reñido con la calidad.

Muchos alaban la dirección de Spielberg, destacando su capacidad de sembrar terror en la audiencia, sin siquiera tener que mostrar al monstruo.

Mención aparte para la banda sonora compuesta por John Williams.

Psicosis, de Alfred Hitchcock (1960)

Antes de Spielberg y Williams, Alfred Hitchcock y Bernard Herrmann formaron dúo  para crear suspense a partir de la combinación de imágenes sugerentes. No hay que olvidar tampoco la una música minimalista en su composición, con efectos casi perturbadores.

El exorcista, de William Friedkin (1973)

La película está basada en el libro homónimo de William Peter Blatty, quien también escribió el guion de la cinta.

Además de ser de las mejores películas de la historia, es una de las más perturbadoras para gran parte de los amantes al cine.

Blancanieves, de Pablo Berger (2012)

El cine español también tiene su cuota dentro de esta lista. La propuesta del director vasco Pablo Berger, es retomar las formas “antiguas” del quehacer cinematográfico (cine mudo, fotografía monocromática y la música como hilo narrativo), para crear un producto original.

Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de San Sebastián. Tuvo 18 nominaciones a los Premios Goya, ganando 10, incluyendo Mejor Película.

The Artist, de Michel Hazanavicius (2011)

the artist

Es uno de los filmes más premiados de la última década. Ganadora como Mejor Película en los premios Oscar, Bafta y Cesar, entre otros. Y es que la obra de Hazanavicius es la película francesa más premiada de todos los tiempos.

 Con más de 130 millones de dólares recaudados, el público de buena parte del mundo también terminó rendido a los pies de esta cinta.

El chico, de Charles Chaplin (1921)

Una de las obras emblemáticas dentro de la rica filmografía de Charles Chaplin.

Fiel a su estilo, el cineasta británico desarrolló lo mejor de su carrera dentro de la incipiente industria hollywoodense. En esta ocasión, mezcla con maestría cierta problemática social con la comedia más ingenua e inocente.

Del revés, de Pete Docter (2015)

Muchos quizá se sorprendan por la inclusión de esta cinta animada dentro de las mejores películas de la historia. Sin embargo, el mérito de la historia de Docter está en recrear los procesos mentales de manera clara. Y además de forma muy entretenida.

Toy Story 3, de Lee Unkrich (2010)

El año 1995 quedará en la historia del cine como uno de esos años que marcan un antes y un después. Para usar un término de guionistas, representa un punto de inflexión. A mitad de la última década del siglo XX se estrenó Toy Story, la primera película animada trabajada completamente por ordenador.

Sin restarle méritos artísticos a la obra de John Lasseter, la madurez de la franquicia llegaría en 2010 con el estreno de la tercera parte.

Más de mil millones de dólares recaudados en todo el mundo, dan cuenta de la respuesta del público.

La tumba de las luciérnagas, de Isao Takahata (1988)

El anime japonés también tiene espacio dentro de las mejores películas de la historia. La “ingenuidad” de los dibujos animados sirve de escenario para un relato que refleja lo absurdo de la guerra. Es considerada como una de las películas bélicas más poderosas.

Salvar al Soldado Ryan, de Steven Spielberg (1998)

Otro drama bélico en el marco de la Segunda Guerra Mundial, aunque esta vez en territorio francés.

Si bien el argumento de esta cinta es poco verosímil, la impresionante dirección de Spielberg, junto al trabajo actoral de Tom Hanks y la música de John Williams, valen por sí mismos un lugar en esta lista.

Y tu mamá también, de Alfonso Cuarón (2001)

Los avatares de la adolescencia tardía, particularmente la obsesión alrededor del sexo, contados en tono de comedia. Cierto realismo mágico latinoamericano como telón de fondo. Se trata de una historia que tampoco deja de lado las problemáticas sociales y económicas de la nación azteca.

Protagonizada por Diego Luna, Gael García Bernal y Maribel Verdú. Es la película por antonomasia del Nuevo Cine Mexicano.

Abre los ojos, de Alejandro Amenábar (1997)

Amenábar

La vida puede ser un sueño plácido y muy gratificante. También puede ser la más horrible de las pesadillas. Vanidad, celos y lujuria, pecados capitales que sirven de panacea al infierno.

 Después de la sorpresa que representó el debut de Amenábar con Tesis, su segundo largometraje muestra un estilo maduro e inconfundible.

Ciudad de Dios, de Fernando Meirelles (2002)

El cine latinoamericano tiene mucho de problemática social y de dramas ambientados en los barrios más pobres de las grandes urbes.

Sin embargo, la obra de Meirelles, centrada en las impresionantes favelas de Río de Janeiro, resulta particularmente fresca. Y ello gracias a una puesta en escena que renuncia a los artificios, pero combinada con un manejo del encuadre y de la edición sumamente arriesgados.

Cuatro nominaciones al Oscar, incluyendo Mejor Dirección. Ganadora del Bafta al Mejor Montaje.

Mar adentro, de Alejandro Amenábar (2004)

Nuevo filme de Amenábar dentro de nuestra lista con las mejores películas de la historia.

Basada en la vida del escritor gallego Ramón Sampedro, quien después de quedar tetrapléjico luchó por conseguir la despenalización de la eutanasia. También abogó para que las personas que asistiesen al “suicida”, no fuesen condenadas por delito alguno.

Oscar a la Mejor Película en habla no inglesa. 15 nominaciones en los premios Goya, ganando un total de 14 estatuillas, incluyendo Mejor Película, Director y Actor (Javier Bardem).

Tercer filme de Spielberg en este ranking, muestra de su innegable talento y su versatilidad, sin dejar de lado su capacidad de hacer dinero.

Para muchos críticos, es la Mejor Película de Ciencia Ficción de todos los tiempos. Nueve nominaciones al Oscar, incluyendo Mejor Película y Director. Finalmente obtuvo cuatro galardones, entre los que destaca Mejor Banda Sonora (John Williams).

Batman, de Tim Burton (1989)

Las cintas de superhéroes, para despecho de Steven Spielberg, quien las considera moda pasajera, no solo arrasan en taquilla. En algunos casos también son celebradas por la crítica.

Después del Superman de Richard Donner (1978), el filme que terminó dándole forma a este subgénero fue precisamente Batman.

batman

Tanto la atmósfera oscura creada por Burton, como la música compuesta por Danny Elfman, siguen siendo muy imitadas casi 30 años después.

Otros filmes que merecen estar entre las mejores películas de la historia

Quedan fuera de esta lista muchas buenas películas que merecen ser incluidas. El Padrino I y II de Francis Ford Coppola por ejemplo. La vida de Pi y Brokeback Mountain de Ang Lee o El resplandor de Stanley Kubrick. También musicales como La, La, Land de Damien Chazelle. De manufactura española faltaría agregar Átame de Pedro Almodóvar, El laberinto del Fauno de Guillermo del Toro y El Orfanato de Juan Antonio Bayona.

Fuentes imágenes: YouTube  / HobbyConsolas  /  The New York Times  /  joshbenson.com

Te puede interesar

Powered by WPeMatico

eBay