España, en duelo por el fallecimiento de Juan Goytisolo

El fallecimiento de Juan Goytisolo, a los 86 años de edad en Marrakech, ha supuesto un golpe de relieve para las letras universales que se ha hecho notar, de manera especial y como era de esperar, entre las personalidades del territorio que lo vio nacer.

En ese sentido se manifestaron distintas personalidades momentos después de hacerse pública la noticia, puesta en órbita por su amigo Ricard Parise, que estaba en Marruecos junto a su amigo. La Casa Real, a través de su perfil de Twitter, aseguró que las letras españolas «están de luto», aunque «nunca abandonadas» pues la obra del escritor catalán «acompañará siempre» al castellano.

Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte, destacó en sus condolencias a los allegados de Goytisolo su «firme voluntad de poner en relación el mundo árabe y Occidente». «Con residencia fija en Marruecos desde 1996, sus escritos reflejan una interculturalidad plena de influencias, siempre con el ánimo de mostrar la belleza árabe», ha afirmado Méndez de Vigo, que ha recordado que, desde 2007, la biblioteca del Instituto Cervantes en Tánger lleva el nombre del escritor. «Siempre es triste perder a quien contribuye con su pluma a engrandecer la experiencia intelectual de otros», concluyó.

El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, habló de «una gran pérdida para la cultura universal». «Una pérdida para toda la gente que quiere las letras y el valor de las palabras», puntualizó.

Luis Goytisolo, hermano del finado y también escritor, mostró el dolor que le produjo la pérdida: «Nos apreciábamos muchísimo». «Lo único que puedo decir es que lo sentimos muchísimo, aunque sabíamos que estaba mal desde hacía tiempo», dijo en declaraciones a Europa Press.

El escritor catalán Eduardo Mendoza ha lamentado el fallecimiento y ha recordado el impacto que tuvo la obra social Goytisolo: «Yo era uno de sus seguidores porque era de la generación siguiente». En declaraciones recogidas por Europa Press, Mendoza ha dicho que «no estaba de acuerdo con los postulados» de Goytisolo sobre la lengua como elemento que debía deconstruirse y reformular, pero ha reconocido que sus ideas le hacían reflexionar. «Su idea de que la lengua era propiedad de los que mandaban y que, por tanto, él era un paria llegaba a lo radical», ha considerado.

La escritora mallorquina Carme Riera, directora en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) de la Cátedra José Agustín Goytisolo, ha recordado al hermano de José Agustín como un hombre comprometido con la lengua y con su época del que ha destacado que deja «un legado múltiple». «Como novelista hay obras que quedarán para siempre, como “Señas de identidad” o “Reivindicación del conde don Julián”», ha asegurado en declaraciones recogidas por Europa Press.

Powered by WPeMatico

eBay