De lo clásico a lo innovador: libros para regalar a los más pequeños – Nuevo Diario de Santiago del Estero

Los temas antes editados sólo para adultos se adaptan al mundo de la lectura infantil

La propuesta es infinita y altamente atractiva. Los precios están por debajo del valor de los juguetes.

La Guerra de Malvinas contada en cómics; figuras de animales que cobran relieve; textos que aparecen recién a mitad de la historia; valores, filosofía, metafísica, cine, medicina, yoga y un sinfín de temáticas más están disponibles en libros para niños y son una excelente opción para los obsequios del domingo próximo.

No obstante, más allá de las novedades, los clásicos como “Las Mil y Una Noches” presentan versiones totalmente renovadas: de lo más atractivas para los chicos y efectivas para los papás que intentan fomentar la lectura en casa.

La variedad se extiende también a los precios que están muy por debajo del valor de los juguetes que ofrece hoy el mercado. Mientras estos últimos pueden llegar a costar miles, los libros se consiguen desde $ 30 hasta $ 600.

Esta es sólo una de las grandes ventajas de regalar un libro, aunque no la más importante. Félix Demasi, encargado de la librería ubicada en Independencia 221 agregó dos más: “el libro es perdurable: lo usas, lo vuelves a usar y no compite con otros regalos, ni si quiera con otros libros. Segundo, es un objeto que aporta cultura, porque la cultura humana ha sido formada y reproducida en este formato”.

Destacó que el libro fue “mutando” y que las editoriales infantiles fueron “desarrollando temas que antes estaban sólo en libros para los adultos”. “Tenemos novelas para niños; Filosofía, Historia; Metafísica; otros sobre la historia del cine, la medicina; libros sobre guerras, sobre Bullard, Tupac Amaru llevados adelante en una serie que coordina Felipe Pigna. También tenemos entre las propuestas mitología, leyendas, teatro y poesía; yoga para niños y niñas”, enumeró.

Para los más pequeños además, propuso los libros “sorpresas”, entre los que se cuentan los “pop-up” (desplegables), sin estructura títpica (con formas múltiples), con juegos y relieves que logran atraer la atención.

Historias para “compartir” un momento único

“Sabemos que la lectura de los chicos depende de los padres. El niño o la niña hacen lo que ven que los adultos hacen, no lo que dicen que tienen que hacer. Entonces si ve leer al papá o la mamá, es probable que lea”, comentaba Demasi.

Por eso, ante la visita de las familias en la librería proponen llevar “libros para compartir” el tiempo de lectura. “Hay libros para niños de cuatro años con el que —quizás— solos no van a poder hacer mucho. Pero son textos para sentarse a leer juntos y disfrutar de ese momento; hacer una pausa en el rito de vida de los adultos y lograr que llegue el mensaje, el placer de la lectura”.

Sólo por mencionar un ejemplo, “Sopa” ofrece el relato del viaje de una niña a visitar a su abuela. Pero las historia debe ser construida, puesto que el libro —por lo menos hasta la mitad— sólo ofrece ilustraciones sobre las que se puede inventar miles de tramas.

Powered by WPeMatico

eBay