American Gods y El cuento de la criada: no te las pierdas

  • Dos excelentes novelas se acaban de adaptar a la pequeña pantalla.
  • Merece la pena acercarse a las series y a los libros.

Talla vikinga de madera.

Es difícil encontrar adaptaciones que no desmerezcan al material original, ya que los medios suelen ser muy diferentes, así como las audiencias a las que se dirigen. En el caso de American Gods, una de las mejores novelas de Neil Gaiman, y de El cuento de la criada, genial historia de Margaret Atwood, podríamos decir que el trabajo realizado por el equipo de adaptación ha sido excelente.

En el caso de American Gods, que sólo lleva tres capítulos emitidos, lo cierto es que la labor visual es excepcional. Se nota, y mucho, que su principal adaptador, Brian Fuller, venía de otra serie muy impactante: Hannibal. Ha escogido algunos de los trucos que mejor funcionaban en esa adaptación, como los sonidos discordantes o la cámara hiperlenta, para mostrar como nadie esperaba esa realidad onírica en la que conviven los viejos y los nuevos dioses.

Lo cierto es que era un libro difícil de adaptar, pero tanto el ritmo como la imagen acompañan la narración, sin demasiadas concesiones al espectador. Es cierto que los dos primeros episodios son un salto sin red en el que tienes que confiar en que los guionistas te están llevando a algún lugar, pero como lo visual es tan potente la verdad es que es un viaje placentero.

En el caso de El cuento de la doncella, su adaptación no necesita de tanta parafernalia iconográfica, aunque el aspecto visual transmite enseguida la idea principal de la serie. Lo que resulta aterrador en esta historia es que fue escrita hace más de 30 años y con el tiempo se ha vuelto más plausible una realidad como la que plantea. La vuelta a principios ultraconservadores y religiosos a manos de pequeñas élites económicas asusta porque no lo vemos como algo tan extraño como debería.

La serie está muy trabajada y respeta ese ritmo lento y pausado de la novela, de la que muchos se han quejado por precisamente esto, que no hay una acción exagerada, algo que se echa de menos en este tipo de historias. Bien por el equipo de guionistas, que han mantenido un estilo personal.

Pero si las series merecen la pena, no podemos dejar de recomendar los libros. Son dos grandes novelas, cada una en su propia manera, que, por suerte, han sido reeditadas hace poco. En el caso de American Gods hace un par de años con una nueva traducción y en el de El cuento de la criada, hace pocas semanas, aprovechando el tirón del estreno.

Alfredo Álamo


en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

Powered by WPeMatico

eBay